Ayuda terremoto Haití | iHelp

Ayuda terremoto Haití

El 12 de enero hacia las 23:30 h un fuerte terremoto de fuerza 7 escala Richter ha azotado a la capital haitiana en Puerto Príncipe, estamos tratando de enviar toda la ayuda para los supervivientes.
Último día del proyecto: 30/09/2010

Recaudado

9.757,00 €

Objetivo

3.000,00 €
Impacto de la donación
68,299 €
Category: 
Emergencies
El proyecto ha concluido. Las donaciones no serán posibles
Retos
4
Seguidores
164
Visitas
1786
Donación media
56.73€
¡Gracias!

FUNDACIÓN NUESTROS PEQUEÑOS HERMANOS 
Febrero 2012

Queridos amigos de Cibersolidaridad, 

Les agradezco profundamente que hayan compartido con nosotros nuestra labor de atender a pacientes con cólera en Haití a través de sus donaciones.
Con gran satisfacción y gratitud, durante los primeros días del año 2013 celebraremos los 26 años de trabajo y dedicación en Haití, y hemos empezado con entusiasmo un nuevo año de servicio a la comunidad haitiana, que tanto nos necesita.

Estamos orgullosos de todos los logros conseguidos en Haití gracias a los programas sociales que iniciamos en el año 1987. Entre ellos, en el 2010 en cuanto proliferó el cólera en Haití, levantamos un hospital para tratar a las víctimas de esta enfermedad. Hasta el momento, hemos ofrecido cuidados médicos a más de 30.000 personas, llegadas de cerca y de lejos, en camiones, en furgonetas y en carretillas, luchando contra una enfermedad que mata en cuestión de pocas horas.

Sin su ayuda, se habría duplicado el nº de muertos.

Durante los últimos 26 años, hemos creado puestos de trabajo para 1.600 personas haitianas que están empleadas en nuestros programas de ayuda humanitaria y de desarrollo socioeconómico. Todos estos empleos tienen por objetivo beneficiar a los enfermos, a los marginados y muy especialmente a las mujeres y a los niños. Todos estos programas se llevan a cabo bajo supervisión de hombres y mujeres haitianas para que ellos mismos sean los artífices del cambio en su país. Los años 2010, 2011 y 2012 fueron extremadamente duros para nosotros, tras la devastación ocasionada por el terremoto, la proliferación de la epidemia de cólera y el constante aumento de la pobreza.

Pero, gracias a su generosa ayuda y a nuestro profesional equipo humano, hemos podido trabajar día tras día construyendo puentes de luz y esperanza, de amistad y solidaridad, para atravesar profundos valles de tristeza y de dolor. Porque nuestro trabajo es duro pero también gratificante. 

Y, aunque cumplir 26 años en Haití no es fácil, podemos llegar mucho más lejos, a pesar de la crisis financiera mundial -que, por supuesto, nos afecta y mucho-, porque la solidaridad llega más lejos que la crisis económica. Sólo aspiramos a seguir salvando vidas y a seguir luchando contra las injusticias, como hemos hecho a lo largo de los últimos 26 años. Gracias a personas como ustedes, es posible nuestra misión de devolver la dignidad a tantas personas en Haití.

Envío este mensaje con mi más sincero agradecimiento y mis mejores deseos de felicidad para el año nuevo, y rezo pidiendo fortaleza y bendiciones para ustedes y sus familias. 

Fr. Rick Frechette, CP Nos Petits Freres et Sœurs A.I.P. Port-au-Prince

MÁS

necesitan ayuda para sobreponerse al terrible terremoto

Debido a la catástrofe sin precedentes la comunidad de Puerto Príncipe se encuentra muy afectada. Necesitan con urgencia suministros de agua, mantas, medicinas, combustible ect.. para poder sobrevivir a esta catástrofe.

Personas beneficiadas
2850
directamente
2850
indirectamente
Objetivo del proyecto
3000
Total
3000
Materiales
Objetivo del proyecto

OBJETIVO GENERAL:

- Atender a los/as niños/as víctimas del terremoto en Haití y asegurar la correcta distribución regular de suministros básicos (agua, alimentos, medicinas, etc.) y un lugar seguro donde vivir. 


OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

- Mantener levantados los 12 campamentos de día que NPH construyó desde el pasado 1 de febrero de 2010 que acogen hoy a más de 2500 niños/as haitianos. - Identificación de los 350 niños huérfanos y/o abandonados y acogerlos en los nuevos Hogares de St. Louis y St. Anne, donde recibirán atención médica, ropa, vacunas y podrán regresar a la escuela. - Lograr encontrar vínculos familiares entre los/as niños/as que viven acogidos en los campamentos y sus posibles familiares.  

Objetivo del proyecto

OBJETIVO GENERAL:

- Atender a los/as niños/as víctimas del terremoto en Haití y asegurar la correcta distribución regular de suministros básicos (agua, alimentos, medicinas, etc.) y un lugar seguro donde vivir. 


OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

- Mantener levantados los 12 campamentos de día que NPH construyó desde el pasado 1 de febrero de 2010 que acogen hoy a más de 2500 niños/as haitianos. - Identificación de los 350 niños huérfanos y/o abandonados y acogerlos en los nuevos Hogares de St. Louis y St. Anne, donde recibirán atención médica, ropa, vacunas y podrán regresar a la escuela. - Lograr encontrar vínculos familiares entre los/as niños/as que viven acogidos en los campamentos y sus posibles familiares.  

Viabilidad del proyecto

Nuestros Pequeños Hermanos viene desarrollando sus proyectos por la infancia en Latinoamérica desde el año 1954 y desde entonces se han ido abriendo Fundaciones y Asociaciones en diversos países de Europa (Alemania, Austria, Suiza, Holanda, Bélgica, Irlanda, Francia, Italia, España) y los Estados Unidos con la finalidad de realizar una labor conjunta de apoyo económico y de sensibilización en el desarrollo de los proyectos iniciados en Méjico, Perú, Bolivia, Haití, Rep. Dominicana, El Salvador, Nicaragua, Honduras y Guatemala. Gracias a la suma de los esfuerzos realizados desde este grupo de Asociaciones y Fundaciones implantados en todos estos países, los proyectos han podido alcanzar sus objetivos año tras año. Con la mirada puesta en un futuro que plantea nuevos retos, Nuestros Pequeños Hermanos Haití continuará ofreciendo una solución permanente y eficaz ante los graves déficits de salud, formación y educación que padece la comunidad infantil haitiana. 

Indicadores sociales y económicos colocan a Haití en el país más pobre de América Latina. Haití está en la posición 150 de 175 según el índice de Desarrollo Humano de la ONU. Más de la mitad de los haitianos viven con menos de un dólar al día. Casi el 20% de los haitianos no llegan al os 40 años. Al depender económicamente del exterior, el país se ve gravemente afectado por las fluctuaciones internacionales de los precios. Haití es pues, uno de los países menos desarrollados en todo el planeta, con una permanente y muy grave crisis socioeconómica que dificulta enormemente el desarrollo de proyectos de cooperación internacional en este país. En medio de un contexto tan complejo a nivel social, y cultural, Nuestros Pequeños Hermanos Haití inicia sus proyectos en el año 1988 con la puesta en marcha de una casa Hogar que acoge actualmente a 750 niños huérfanos y abandonados en las calles de Haití. 10 años más tarde, en el año 1998, abre un Hospital sanitario en Petionville, el St. Damien, que atiende a más de 30.000 niños de diversas enfermedades como el SIDA, tuberculosis, VIH, desnutriciones severas, etc. Trabajamos con personal médico local. Esta implantación e interrelación con la comunidad haitiana ha hecho que surja desde la misma sociedad civil un reconocimiento al trabajo realizado desde el mismo hospital. También se realiza una estrecha colaboración con otras organizaciones humanitarias implantadas en el país como la orden de las hermanas y hermanos de la caridad. Dado el contexto socio cultural del país, la situación de inestabilidad general (violencia en las calles, corrupción, etc.), el terremoto, la epidemia de cólera y la historia del país,
cabe pensar que la mayor parte de la población civil de Haití, y principalmente los niños, necesitará atención y asistencia médico-sanitaria-nutricional. Sin embargo, nuestro socio local ha demostrado desde el año 1988, poder lograr desarrollar un eficaz programa social y sanitario para la comunidad infantil haitiana de escasos recursos, muy a pesar de este contexto social y cultural tan vulnerable e inestable. Desafortunadamente no parece que Haití vaya a tener a corto, ni medio plazo, un giro radical a esta situación tan dramática. 

La política de actuación de la organización Nuestros Pequeños Hermanos ha sido siempre, y desde el año que se fundó en 1954, atender a la infancia más desprotegida de la comunidad latinoamericana; Méjico, Guatemala, Honduras, El Salvador, Haití, República Dominicana, Perú, Bolivia, y Nicaragua. Acoger niños/as huérfanos y abandonados y proporcionarles aquellos elementos que necesita todo ser humano para poder vivir con dignidad; un hogar estable donde vivir, alimentación, atención médica, escolarización y formación profesional, con el objetivo último de que aprendan a vivir de manera independiente en sus propios países. El desarrollo emocional y afectivo del niño junto con la escolarización y formación profesional es lo que les permitirá integrase socialmente y vivir con dignidad. Por ello, la alimentación, la escolarización, y la atención médica son factores determinantes en este proceso. NPH acoge actualmente en sus 9 hogares a 3.500 niños/as. Pero NPH también sigue una política basada en un firme compromiso que adquiere con la comunidad local en los países donde se encuentra. Así, tiene programas sociales y sanitarios para la comunidad en forma de clínicas y hospitales que permanecen abiertos en Honduras, Méjico y Haití. El Sr. Archer, Cónsul de Haití para Cataluña y Baleares, es un conocedor directo del desarrollo de los proyectos realizados durante más de 15 años por nuestro socio local en Haití; tanto en el ámbito social como médico, y avala el trabajo realizado por nosotros en este país. A pesar del constante clima de inestabilidad político que sufre el país, así como los cambios de presidente que ha padecido el país en los últimos tiempos, y la falta de cumplimiento de las promesas hechas por los futuros presidentes en las campañas electorales, Nuestros Pequeños Hermanos Haití, no ha cesado de socorrer a la población infantil haitiana del deficiente sistema sanitario que ofrece el país a su comunidad. Si desde el año 1988 se ha estado realizando este trabajo independientemente de la situación de conflicto político constante por la que ha atravesado el país, así que este continuará a corto, medio y largo plazo. A ello debemos sumar el interés internacional que parece haber despertado este país y las ayudas que está recibiendo por parte de Naciones Unidas, UNICEF, así como otras organizaciones internacionales que pretenden dar la necesaria estabilización política y social al país.

Viabilidad del proyecto

Nuestros Pequeños Hermanos viene desarrollando sus proyectos por la infancia en Latinoamérica desde el año 1954 y desde entonces se han ido abriendo Fundaciones y Asociaciones en diversos países de Europa (Alemania, Austria, Suiza, Holanda, Bélgica, Irlanda, Francia, Italia, España) y los Estados Unidos con la finalidad de realizar una labor conjunta de apoyo económico y de sensibilización en el desarrollo de los proyectos iniciados en Méjico, Perú, Bolivia, Haití, Rep. Dominicana, El Salvador, Nicaragua, Honduras y Guatemala. Gracias a la suma de los esfuerzos realizados desde este grupo de Asociaciones y Fundaciones implantados en todos estos países, los proyectos han podido alcanzar sus objetivos año tras año. Con la mirada puesta en un futuro que plantea nuevos retos, Nuestros Pequeños Hermanos Haití continuará ofreciendo una solución permanente y eficaz ante los graves déficits de salud, formación y educación que padece la comunidad infantil haitiana. 

Indicadores sociales y económicos colocan a Haití en el país más pobre de América Latina. Haití está en la posición 150 de 175 según el índice de Desarrollo Humano de la ONU. Más de la mitad de los haitianos viven con menos de un dólar al día. Casi el 20% de los haitianos no llegan al os 40 años. Al depender económicamente del exterior, el país se ve gravemente afectado por las fluctuaciones internacionales de los precios. Haití es pues, uno de los países menos desarrollados en todo el planeta, con una permanente y muy grave crisis socioeconómica que dificulta enormemente el desarrollo de proyectos de cooperación internacional en este país. En medio de un contexto tan complejo a nivel social, y cultural, Nuestros Pequeños Hermanos Haití inicia sus proyectos en el año 1988 con la puesta en marcha de una casa Hogar que acoge actualmente a 750 niños huérfanos y abandonados en las calles de Haití. 10 años más tarde, en el año 1998, abre un Hospital sanitario en Petionville, el St. Damien, que atiende a más de 30.000 niños de diversas enfermedades como el SIDA, tuberculosis, VIH, desnutriciones severas, etc. Trabajamos con personal médico local. Esta implantación e interrelación con la comunidad haitiana ha hecho que surja desde la misma sociedad civil un reconocimiento al trabajo realizado desde el mismo hospital. También se realiza una estrecha colaboración con otras organizaciones humanitarias implantadas en el país como la orden de las hermanas y hermanos de la caridad. Dado el contexto socio cultural del país, la situación de inestabilidad general (violencia en las calles, corrupción, etc.), el terremoto, la epidemia de cólera y la historia del país,
cabe pensar que la mayor parte de la población civil de Haití, y principalmente los niños, necesitará atención y asistencia médico-sanitaria-nutricional. Sin embargo, nuestro socio local ha demostrado desde el año 1988, poder lograr desarrollar un eficaz programa social y sanitario para la comunidad infantil haitiana de escasos recursos, muy a pesar de este contexto social y cultural tan vulnerable e inestable. Desafortunadamente no parece que Haití vaya a tener a corto, ni medio plazo, un giro radical a esta situación tan dramática. 

La política de actuación de la organización Nuestros Pequeños Hermanos ha sido siempre, y desde el año que se fundó en 1954, atender a la infancia más desprotegida de la comunidad latinoamericana; Méjico, Guatemala, Honduras, El Salvador, Haití, República Dominicana, Perú, Bolivia, y Nicaragua. Acoger niños/as huérfanos y abandonados y proporcionarles aquellos elementos que necesita todo ser humano para poder vivir con dignidad; un hogar estable donde vivir, alimentación, atención médica, escolarización y formación profesional, con el objetivo último de que aprendan a vivir de manera independiente en sus propios países. El desarrollo emocional y afectivo del niño junto con la escolarización y formación profesional es lo que les permitirá integrase socialmente y vivir con dignidad. Por ello, la alimentación, la escolarización, y la atención médica son factores determinantes en este proceso. NPH acoge actualmente en sus 9 hogares a 3.500 niños/as. Pero NPH también sigue una política basada en un firme compromiso que adquiere con la comunidad local en los países donde se encuentra. Así, tiene programas sociales y sanitarios para la comunidad en forma de clínicas y hospitales que permanecen abiertos en Honduras, Méjico y Haití. El Sr. Archer, Cónsul de Haití para Cataluña y Baleares, es un conocedor directo del desarrollo de los proyectos realizados durante más de 15 años por nuestro socio local en Haití; tanto en el ámbito social como médico, y avala el trabajo realizado por nosotros en este país. A pesar del constante clima de inestabilidad político que sufre el país, así como los cambios de presidente que ha padecido el país en los últimos tiempos, y la falta de cumplimiento de las promesas hechas por los futuros presidentes en las campañas electorales, Nuestros Pequeños Hermanos Haití, no ha cesado de socorrer a la población infantil haitiana del deficiente sistema sanitario que ofrece el país a su comunidad. Si desde el año 1988 se ha estado realizando este trabajo independientemente de la situación de conflicto político constante por la que ha atravesado el país, así que este continuará a corto, medio y largo plazo. A ello debemos sumar el interés internacional que parece haber despertado este país y las ayudas que está recibiendo por parte de Naciones Unidas, UNICEF, así como otras organizaciones internacionales que pretenden dar la necesaria estabilización política y social al país.

Este proyecto aún no tiene comentarios.
Sé el primero en comentar