Crisis humanitaria en Haití

Crisis humanitaria en Haití

#Emergencia, #Infancia, #Pobreza
Causa creada por: NPH Spain (Fundación nuestros pequeños hermanos)
Localización: Tabarre, Puerto Príncipe (Haití)

De los 11,5 millones de haitianos que viven en Haití, 4,5 millones sufren hambre y 5,5 necesitan asistencia humanitaria, incluidos 3 millones de niños.


Una nueva crisis humanitaria se ha desatado en Haití. La población haitiana está atrapada en la última ola de violencia ejercida por las bandas armadas. El país está sumido en la anarquía y en la continua violación de derechos humanos.

Las bandas armadas han derrocado al gobierno en funciones y siembran terror en los barrios y comunidades de Puerto Príncipe, lo que obliga a las familias a huir, dejando que los bandas violentas se apropien de sus viviendas y pertenencias. Más de 360.000 personas han sido desplazadas.

La mayoría de haitianos no pueden no pueden trabajar, ni ir a la escuela o acceder a los servicios de salud por temor a convertirse en víctimas de secuestros, extorsión, violación o asesinato. La casi totalidad de las escuelas en Puerto Príncipe están cerradas.

Las pandillas también controlan las principales rutas del país y bloquean las carreteras. Las regiones del sur de Haití han quedado completamente aisladas del resto del país.

Los hospitales públicos carecen de suministros, medicamentos, oxígeno o equipos operativos esenciales para tratar a las víctimas de la violencia o del cólera (se han reportado 70.000 casos). Otros centros sanitarios han sido saqueados, incluido el Hospital universitario de Haití, y ahora sirven de refugio para la población desplazada.

Cada día aumenta el número de víctimas de la violencia, la enfermedad y el hambre, necesitadas de la ayuda internacional. En promedio, cada dos horas muere un haitiano y 17 son heridos. Cada día mueren de hambre 562 haitianos y 40 son secuestrados al mes. El 26% de la población femenina ha sido víctima de violación por parte de los pandilleros. Muchas de las violaciones son colectivas.

Como organización humanitaria local, Notres Petits Freres et Sœurs (NPFS) -socio local de la Fundación Nuestros Pequeños Hermanos-, tiene la responsabilidad de garantizar los derechos humanos de la población haitiana y atender sus necesidades fundamentales.

Con presencia sostenida en el país durante casi 4 décadas, NPFS tiene capacidad para responder ante situaciones de emergencia.

El plan de respuesta a la situación de emergencia emprendido por NPFS consiste en:

  • Atender a las familias desplazadas que recurran a nosotros solicitando refugio, protección, alimentos, apoyo material o financiero. Hasta la fecha, hemos acogido a 40 familias entre las que se encuentran: 13 bebés de 0 a 3 años, más de 60 niños y adolescentes y 20 ancianos.
  • Proveer a los programas de NPFS desarrollados en la capital (hospitales y escuelas) con suministros básicos, alimentos, agua potable, medicinas y combustible para garantizar la asistencia, la subsistencia y el refugio de las familias desplazadas y/o enfermas, víctimas de la violencia.
  • Brindar atención médica 24×7 a la población materno-infantil de Puerto Príncipe en el hospital St. Damien.
  • Apoyar a familias de niños con discapacidad en el centro Kay St. Germain.

La presencia de NPFS en la capital (Tabarre) aporta estabilidad y neutralidad en el área metropolitana de la capital, y sostiene la esperanza de la población haitiana.

 

Objetivo de la causa

Garantizar la asistencia a la población civil afectada por la situación de violencia a través de los programas médicos y educativos desarrollados en Tabarre (Puerto Príncipe).

Viabilidad de la causa

El compromiso de la organización Nuestros Pequeños Hermanos con las personas vulnerables está abalada por 70 años de intervención en América Latina. A lo largo de estos años, NPH ha garantizado los derechos humanos de niños, familias y comunidades afectadas por catástrofes humanitarias gracias a las ayudas que recibe de personas y organizaciones solidarias que apoyan su labor.
El socio local (NPFS) trabaja en Haití desde el año 1987. Durante estos años ha conseguido crear un gran impacto en la vida de miles de familias haitianas vulnerables. La fuerte implantación en el país a lo largo de 37 años y la interrelación con la comunidad haitiana ha hecho que surja desde la misma sociedad civil un reconocimiento a la labor realizada por NPFS, así como un respeto para que podamos desarrollar labores humanitarias ante catástrofes humanitarias.
NPFS mantiene excelentes relaciones con organizaciones internacionales, como: los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Puedes seguirme en mis redes sociales:
Recaudado
 
Objetivo
5.000,00€
DONACIONES
0
Último día de la causa: 31/12/2024

Presupuesto de la causa

Total 45.000,00€
Materiales 15.000,00€
Mano de obra 30.000,00€
Otros 5.000,00€

Personas beneficiadas

Directamente 8.000
Indirectamente 100

Deja un comentario

Probando

De los 11,5 millones de haitianos que viven en Haití, 4,5 millones sufren hambre y 5,5 necesitan asistencia humanitaria, incluidos 3 millones de niños.

Recaudado
 
Objetivo
5.000,00€
Donaciones
0
Último día de la causa: 31/12/2024

Presupuesto de la causa

Total 45.000,00€
Materiales 15.000,00€
Mano de obra 30.000,00€
Otros 5.000,00€

Personas beneficiadas

Directamente 8.000
Indirectamente 100

Una nueva crisis humanitaria se ha desatado en Haití. La población haitiana está atrapada en la última ola de violencia ejercida por las bandas armadas. El país está sumido en la anarquía y en la continua violación de derechos humanos.

Las bandas armadas han derrocado al gobierno en funciones y siembran terror en los barrios y comunidades de Puerto Príncipe, lo que obliga a las familias a huir, dejando que los bandas violentas se apropien de sus viviendas y pertenencias. Más de 360.000 personas han sido desplazadas.

La mayoría de haitianos no pueden no pueden trabajar, ni ir a la escuela o acceder a los servicios de salud por temor a convertirse en víctimas de secuestros, extorsión, violación o asesinato. La casi totalidad de las escuelas en Puerto Príncipe están cerradas.

Las pandillas también controlan las principales rutas del país y bloquean las carreteras. Las regiones del sur de Haití han quedado completamente aisladas del resto del país.

Los hospitales públicos carecen de suministros, medicamentos, oxígeno o equipos operativos esenciales para tratar a las víctimas de la violencia o del cólera (se han reportado 70.000 casos). Otros centros sanitarios han sido saqueados, incluido el Hospital universitario de Haití, y ahora sirven de refugio para la población desplazada.

Cada día aumenta el número de víctimas de la violencia, la enfermedad y el hambre, necesitadas de la ayuda internacional. En promedio, cada dos horas muere un haitiano y 17 son heridos. Cada día mueren de hambre 562 haitianos y 40 son secuestrados al mes. El 26% de la población femenina ha sido víctima de violación por parte de los pandilleros. Muchas de las violaciones son colectivas.

Como organización humanitaria local, Notres Petits Freres et Sœurs (NPFS) -socio local de la Fundación Nuestros Pequeños Hermanos-, tiene la responsabilidad de garantizar los derechos humanos de la población haitiana y atender sus necesidades fundamentales.

Con presencia sostenida en el país durante casi 4 décadas, NPFS tiene capacidad para responder ante situaciones de emergencia.

El plan de respuesta a la situación de emergencia emprendido por NPFS consiste en:

  • Atender a las familias desplazadas que recurran a nosotros solicitando refugio, protección, alimentos, apoyo material o financiero. Hasta la fecha, hemos acogido a 40 familias entre las que se encuentran: 13 bebés de 0 a 3 años, más de 60 niños y adolescentes y 20 ancianos.
  • Proveer a los programas de NPFS desarrollados en la capital (hospitales y escuelas) con suministros básicos, alimentos, agua potable, medicinas y combustible para garantizar la asistencia, la subsistencia y el refugio de las familias desplazadas y/o enfermas, víctimas de la violencia.
  • Brindar atención médica 24×7 a la población materno-infantil de Puerto Príncipe en el hospital St. Damien.
  • Apoyar a familias de niños con discapacidad en el centro Kay St. Germain.

La presencia de NPFS en la capital (Tabarre) aporta estabilidad y neutralidad en el área metropolitana de la capital, y sostiene la esperanza de la población haitiana.

 

Objetivo de la causa

Garantizar la asistencia a la población civil afectada por la situación de violencia a través de los programas médicos y educativos desarrollados en Tabarre (Puerto Príncipe).

Viabilidad de la causa

El compromiso de la organización Nuestros Pequeños Hermanos con las personas vulnerables está abalada por 70 años de intervención en América Latina. A lo largo de estos años, NPH ha garantizado los derechos humanos de niños, familias y comunidades afectadas por catástrofes humanitarias gracias a las ayudas que recibe de personas y organizaciones solidarias que apoyan su labor.
El socio local (NPFS) trabaja en Haití desde el año 1987. Durante estos años ha conseguido crear un gran impacto en la vida de miles de familias haitianas vulnerables. La fuerte implantación en el país a lo largo de 37 años y la interrelación con la comunidad haitiana ha hecho que surja desde la misma sociedad civil un reconocimiento a la labor realizada por NPFS, así como un respeto para que podamos desarrollar labores humanitarias ante catástrofes humanitarias.
NPFS mantiene excelentes relaciones con organizaciones internacionales, como: los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Puedes seguirme en mis redes sociales:

Comentarios

Deja un comentario

Probando

Retos asociados

Esta causa no tiene retos asociados

Deja un comentario

Probando